domingo, 18 de noviembre de 2007

AVENTURAS CIDINAS

Tenemos los filólogos -y lectores todos- un motivo de alegría para estos tiempos de desencanto humanista. Se acaba de publicar una inconmensurable edición del Cantar de Mio Cid. El hercúleo trabajo ha corrido a cargo de Alberto Montaner quien se ha valido de las últimas técnicas informáticas para descifrar aquellos pasajes que aún habían quedado ilegibles. Se trata de un compendio filológico de todas las propuestas de lecturas del afamado cantar de gesta. No en vano, el volumen lo completan más de ochocientas páginas repletas de variantes, notas, estudios e índice necesarios para una obra tan vasta. La editorial Crítica ha cumplido de nuevo con las expectativas; así como el estudio preliminar de Francisco Rico (una nueva ricada).