viernes, 3 de agosto de 2007

CIUDADANÍA, ¿EDUCACIÓN?

Después de revisar varios libros de textos de la asignatura Educación para la ciudadanía, he de declarar que en su conjunto no supone la conjura del mal como quieren perfilar los obispos. No de otra forma han actuado las sotanas a lo largo de su trayectoria controlando la educación: han adoctrinado de la forma más deshonrosa a los críos de la posguerra y aún a los ciudadanos que llegan a sus faldones. Nada más lejos del espíritu griego (y digo bien espíritu) de la educación como ese conglomerado de mecanismos que deducen tu verdad a sabiendas de que ésta no es más que una interpretación más o menos satisfactoria.
Sin embargo, como Montano o Pasavento, dudo de los virajes cuya apoyatura se justifica en la inversión, esto es, no me convencen que planteen una asignatura como el envés de otra. Y digo como envés porque si en el programa general que se ha publicado para la asignatura todo parece asentarse sobre los pilares de la integridad en la ciudadanía como una amalgama variopinta y heterogénea, los libros de textos y las editoriales camuflan luego esas veleidades en textos concretos y párrafos sentenciosos. Una cosa es el sistema y otra la aplicación real.
Traigo a colación un texto de la editorial Akal -editorial a la que idolatro como una de las más serias en el ámbito de la Lengua y la Literatura- que sirve de sinopsis para un cuaderno que será material de aula.

"A principios del siglo XXI, en la España 'democrática', un partido 'socialista' está a punto de aprobar una asignatura que en la precarizada educación pública pretende 'concienciar', 'animar' a los futuros ciudadanos a la 'participación democrática', en un contexto nacional e internacional cada vez más degradado por la voracidad capitalista. Este ensayo es un tremendo contraataque a tamaña farsa. Ofrece un profundo análisis, auque expresado con llaneza y claridad, en torno a conceptos sociales y éticos tan importantes como la Ciudadanía, la Democracia, la Libertad (pública e individual), el Derecho, la Ley... desde los orígenes del debate en la Grecia clásica, pasando por la Ilustración hasta el convulso siglo XX. El resultado de esta revisión es demoledor: la grandeza de los planteamientos teóricos en los momentos cumbres del discurrir filosófico y político de la Historia de Occidente -la Grecia clásica, la Revolución francesa, las democracias modernas- resulta inversamente proporcional a la miseria, la injusticia, la violencia, la mezquindad y el horror humanos que han caracterizado en el plano 'práctico', a ras de tierra, en todo tiempo y lugar a las sociedades humanas; con una virulencia sin límites en el Capitalismo brutal del último siglo y las cómplices democracias occidentales. La obra revela con datos precisos, directos y sin miramientos políticamente correctos, las principales estrategias de las mal llamadas democracias modernas para perpetuar el desequilibrio; cómo cada intento revolucionario de las sociedades para cambiar el sistema neoliberal capitalista e instaurar otros modelos más justos (comunismo y anarquismo) ha sido violentamente reducido por los mismos estados adalides de la Democracia internacional -se atiende a los casos de Cuba y el cono sur latinoamericano, la URSS, la España de principios de siglo, etc-. Asimismo se defienden con contundencia los actuales y 'vivos' intentos revolucionarios en América latina. Los autores realizan un esfuerzo poco usual por manejar materias en principio tan densas y 'adultas' del modo más accesible e incluso atractivo para cualquier adolescente medio. Las geniales y corrosivas ilustraciones de Miguel Brieva constituyen un pilar fundamental para la obra, que adquiere una riqueza y calado crítico indispensable para las nuevas generaciones de cualquier democracia actual"