domingo, 24 de octubre de 2010

¿Qué habrá de la psiconeurología en los escritores? ¿Existirá una huella neurológica en los artistas?

***
Ya he comenzado el tercer volumen de la obra poética de A.G.L. Toda la obra que voy asimilando es literatura y nada más. Hacía tiempo que no me venía, como del rayo, un autor tan completo y extenso y tan ajeno a modernuras de entonces.


***
Después de releer Dios deseado y deseante, de J.R.J, dejé de ser hombre por unos minutos. En esas turbulencias exactas de la turbación, ningún verbo quiso desdecir la lucidez de la evidencia.


***
Mañana, entonces, seré en la aritmética de la nada.