miércoles, 23 de febrero de 2011

Imagino que un científico emplea todos sus días en copiar y transcribir los descubrimientos de otros, en repetir incesantemente las teorías ajenas a no ser que comience donde otros lo dejaron, que anden a hombros de gigantes y comiencen a vislumbrar novísimas aportaciones. No por ello puede considerarse un científico que aporta y desarrolla la ciencia, si no un conocedor de la materia que sabe tratarla.
Algo parecido sucede con la poesía, hay quienes manejan bien los elementos, pero no pasan de repetir una y otra vez la fórmula; hay quienes se piensan descubridores porque nunca antes han leído lo suficiente. Por este motivo, cuando un poeta conoce sus deficientes capacidades, lo mejor que hace es renunciar a la escritura. O se escribe a sangre o no se hace nada, o se vuelcan las tripas sobra la mesa o se queda uno mudo y sigue leyendo con virtud, que no es poco. Como dice el Tao: "Los sabios actúan sin acciones".

***
La prosa puede armonizar, en trancos extensos, las propiedades del verso. Pero no hay nada más impertinente que un verso prosificado.

***
Realmente, en los últimos meses, mi día es la madrugada. La madrugada de canto y de ámbares redimidos. La madrugada de un ébano audible. La tierna espina del planeta, la infinita mirada de una pupila de osario.

***
La misma página escrita todos los días. Semejanza de unidad. Imaginación sonora, pues escribo mientras la música azuza mi espíritu. La música es la unión de la sensibilidad y la inteligencia, de la razón y la subjetividad sensitiva. De la materia que se subsume al significado sólo intuitivo. En la música todo conocimiento es omnímodo. Es una estación en su propio ciclo, como en los versos de Eliot: “Midwinter spring is its own season”. Con la música parece que lo cíclico encuentra acomodo en lo finito, lo que Eliot escribió como: “This is the spring time/ but not in time´s covenant”. Es primavera, es tiempo de renovación, pero no del que dicta o rige el tiempo. Así la literatura, no perenece a ls gobiernos del tiempo actual.