sábado, 6 de agosto de 2011

Lo más sublime es la muerte silenciosa de las palabras luminosas.