viernes, 5 de agosto de 2011

No hay permanencia en la palabra huera, no hay trascendencia en la poesía que aspira a ser de bar.