domingo, 22 de marzo de 2009

Nada hoy en escribir.

Hoy quiero escribir que no voy a escribir nada. Primer intento.
Hoy quiero escribir que no voy a escribir nada. Segundo intento.
Hoy quiero escribir que no voy a escribir nada. Tercer intento.
Negar en la escritura la escritura es una perversidad.
La perversidad mayor de la escritura es negarse.
Nulidad de la contención a la eyaculación gráfica.
La eyaculación gráfica, a fin de cuentas, dura extasis.
***
No puedo dejar de afirmar que, después de escuchar un día entero música, sólo puedo componer un compás binario: como ninguna actividad, el arte esquematiza el progreso espiritual de la humanidad. Sus escuelas y tendencias sólo son traducciones de esa necesidad espiritual de la época.

***
Hoy Córdoba era un campo de záfiros, la paz de las estrellas, el ojo de Polifemo envirotado y turbio, lastimero y llorón por la belleza de la imagen.