miércoles, 11 de marzo de 2009

Una nota sostenida.

Estoy leyendo un réquiem: la música de la cultura europea. Mauricio Wiesenthal, Libro de réquiems. De su mano, arropado por lo trémulos de su prosa, por las conspicuas agarraderas de la razón, me sienta en un café junto a Stefan Zweig. Y desde allí nos eleva a París, San Petersburgo, Estambul, Cádiz. Kirye Eleison, escribe en una nota Joseph Roth con la mirada atenta de Morand y me la pasa en una servilleta doblada junto a una sonrisa. Casanova, con los miemros tristes, mira la tarde con las dentelladas de sus retinas: pudo escapar de lo imposible. Me dice que su fuego es de otra época. Mozart sonríe a lo lejos, se aproxima con cadencia, con la sinuosa presencia de una sostenida por un clarinete ,digamos, en un réquiem. Lacrimosa.


***

La ñ, jaguar con un eco altivo.