domingo, 15 de agosto de 2010

Nunca fue tan elocuente Conan Doyle como el día de su muerte. Murió tomando la mano de cada familiar, de uno en uno, cadenciosamente, pero sin decir ni una palabra.