martes, 22 de marzo de 2011

Fisonomía de un día:

Las palabras y las cosas.

Lectura del Tesoro de la lengua castellana o española (1611), de Covarrubias.

Acopio de notas en un cuaderno en que pocas veces escribo.

Algún verso por añadidura. (Escribo poesía cuando la leo).

Poesía.

Algún mensaje feliz.

La luz de la tarde enrabietada entre los grises de cobalto.

Tentativa a lo eterno.

Enmudeció el estornino al intuirme junto a su lado.

Laxa meditación sobre la mediocridad.

Apuntes, reminiscencias.

Poesía.

Objetos para la noche: libros, música, cuerpos, el velo de lo luminoso.

Contemplación del cielo ahora que la calle se ha quedado sin farolas.

Después, la usurpación de los sueños (…).

Ahora, el silencio es lo demás en la casa encendida.