viernes, 14 de enero de 2011

El vihuelo muestra su esqueleto arropado hasta la cintura por las hierbas y las lomas. Diríase que el entorno lo circunda como una danza de verdes trinos. Al final de sus ramas se vislumbra unas montañas medianeras. Al fondo, la luz perece de anhelo. Desde aquí, el mundo parece recién levantado de una somnolencia, acaso la del hombre contemplado.
Quizás como ese árbol a la intemperie o como esos molinos abandonados por la humanidad debiéramos comprendernos. Como una pincelada desatendida, como un verso suelto o como un naipe, con Cernuda, apartado de su baraja.

***
Algunas personas, tan huecas como un quejigo en lo personal, están faltas de instintos, llamémoslo instinto por no ser malhablado. Más bien faltas de quienes le colmen el instinto. Desde luego, esa lección la aprendí cuando convivía con unos compañeros en los años de Universidad. Algo así como la punta seca. Esa es la metáfora.

***
Hoy lloré por un pájaro. Era un querubín del parque. Noté la metempsícosis de algo mágico en sus pequeñas alas. Era un cuerpo demasiado pequeño e incapaz para lo que poseía dentro.
***
Escucho a un pequeño pájaro que se acerca a la ventana. Lo hace sigiloso, tanteando con sus patitas la distancia necesaria para salir en huida si se encuentra con algún cazador furtivo.
Se detiene durante demasiado tiempo en la ventana y me extraña su pasiva estancia y detenimiento. Pareciera que quiere hablarme y contarme cómo han sido sus disputas con los compañeros del parque o cómo le ha ido con las lluvias de los días pasados. Impasible y realizando escasos movimientos, continúa acercándose. Comienzo entonces a pensar que la situación es, cuando menos, extraña. Nunca antes había estado en silencio tanto tiempo con un pajarillo enfrente, dentro de mi casa. Decido acercarme a la ventana. La abro…y el pájaro se desvanece en el gris de la tarde. Vuelvo mis pasos hacia donde estaba sentado totalmente conmovido. Cuando llega M.C., me anuncia que hay un pájaro muerto en el patio y que se lo están comiendo las hormigas.