miércoles, 19 de enero de 2011

Los días memorables tienen una luminosidad más intensa que los normales, dice Stefan Zweig, aunque sea difícil dlucidarlo mientras sucede. Solo la memoria es el respaldor del olvido.