sábado, 29 de enero de 2011

Hoy la tarde tenía la mirada de caoba pulida. Y en sus vetas, junto al río febril de mi piel, he dictado al unísono los abismos de un espejo.


***
...


***

Puede ser que morir no sea más que dejar de oír el ritmo del mundo.